jueves, 13 de enero de 2011

10 ACTITUDES PARA RESOLVER CONFLICTOS

Las personas somos diferentes, esto está claro, es saludable y divertido.
Cuando trabajamos juntos, estas diferencias, el carácter, la historia personal, los talentos, las contradicciones, se entrelazan a veces muy mal, y surge el conflicto. Éste puede conducir a que se rompan las relaciones, e incluso, llegar a derrumbar las empresas.
Las diez actitudes que siguen, no resuelven un problema comcreto, puesto que cada problema requiere de su propia solución, pero si ayudan a abordarlo con una mayor perspectiva, provocando soluciones más eficaces.

1. OBSERVAR ATENTAMENTE
Hemos de pasearnos por la situación y sus implicados (incluidos nosotros), contemplando lo que vemos con distancia, atendiendo a detalles, a aspectos que pasan desapercibidos. Hemos de fijarnos en lo que se dice y en lo que se calla, en lo que está presente y en lo que está ausente, para conseguir un mapa significativo de esa situación conflictiva.

2. ESCUCHAR ACTIVAMENTE
Esto es, entregarnos a lo que nos dice la otra persona (o varias) sin juzgarla, sin criticarla, sin clasificarla, porque lo que necesitamos es la información, no valorarla (aún).

3. PREGUNTAR
La única manera real de saber lo que la otra persona piensa y siente es, preguntar qué es lo que siente y piensa.

4. COMUNICARNOS DE VERDAD
El axioma de la Comunicación dice así: "El único responsable de la comunicación, es el que comunica". De modo que el otro no está obligado a entendernos, sino que somos nosotros los que queremos hacernos entender. Esto significa hablar con claridad, expresando lo que pensamos y sentimos de manera que el otro pueda comprendernos.

5. ABANDONAR LAS PRESUNCIONES
Una presunción es una hipótesis, que como toda hipótesis, es inventada. Hemos de constatarla, comprobarla, contrastarla, antes de permitir que influya en nuestras decisiones.

6. REFLEXIONAR
Ahora sí que es el momento de valorar las informaciones que hemos recabado. Aquí hay que usar nuestra inteligencia para ordenar esta información, establecer relaciones, localizar el origen del problema, abrir el camino a las posibles soluciones.

7. CONFIAR EN EL PAPEL
Anotar nuestras reflexiones sirve para frenar la velocidad del pensamiento. Muchas veces si no lo hacemos, después de pensar un buen rato sólo recordamos lo último que hemos pensado, pero no lo primero. Hagamos esquemas, flechas para todos los aspectos implicados. Podremos volver al papel para revisar lo pensado, para ampliarlo, para descartarlo.

8. CONFIAR Y ALENTARNOS
A veces el peor enemigo que tenemos, somos nosotros mismos. Aunque hacia fuera digamos ciertas cosas, por dentro no confiamos en nuestras capacidades, o sí confiamos pero creemos que lo que deseamos es posible para otros, pero no para nosotros. Esto boicotea nuestras decisiones y nos conduce al error o al fracaso. Podemos alentarnos, encontrar el empuje necesario para hacer lo que se tenga que hacer, si confiamos de verdad.

9. SER AUDACES Y ACTUAR
Atrevernos a probar algo diferente, adentrarnos en un territorio desconocido. Si nos preguntamos ¿qué es lo peor que me puede pasar si hago/digo esto?, nos daremos cuenta de que no pasa nada que realmente nos dañe. La peor acción, casi siempre, es la inacción.

10. SER HUMILDES
No estamos obligados a saberlo todo. Si ignoramos cosas, podemos preguntarlo a quien sepa más.

Si te gusta el post, compártelo. Gracias.
Si quieres comentarlo, hazlo, y otra vez gracias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada